Sanando Nuestra Confianza. Segunda Parte

234807__bye-goodby-snow-flowers-flower-rose-petals-traces_p

Héroes con pies de barro

En la infancia y en la mayor parte de nuestra juventud poseemos ese don y sentimiento tan preciado que llamamos confianza. Gracias a ella aceptamos la mayoría de los reveses que nos va propinando la vida y que comienzan a minar el carácter, hasta casi avinagrarlo, en la etapa de la madurez.

Cuando confiamos, tenemos esperanza en un mundo donde —más o menos—, las cosas suceden a nuestra medida y sin alterar demasiado nuestros deseos egóicos. Además, la confianza se vincula a otros estados placenteros como familiaridad, seguridad, tranquilidad, sinceridad y protección. Y si somos dueños de estos sentimientos, por añadidura tendremos ánimo, aliento, entusiasmo y vigor suficientes para actuar en la vida. El coraje y la voluntad de fluir serán las banderas  que ondeen, orgullosas, en nuestro barco.

Pero, ¿qué ocurre cuando perdemos estos dones o sentimientos privilegiados y la señora Desconfianza hace diana en nuestros mullidos egos?

Durante la infancia, más o menos tras el primer septenio de vida, sobreviene un momento en el que se hace evidente la necesidad de «venerar» a algún adulto de nuestro entorno. En casa vamos conformando nuestro modelo del mundo, recién separado de nosotros como entidad anímica independiente, por imitación del modelo paterno o materno. Las niñas comienzan a fijarse en los papás y los niños en las mamás. Y en la escuela escogemos aquel maestro o maestra que nos presenta el mundo y la vida como algo bello, brillante y limpio. Son patrones a imitar, guías donde apoyarnos para continuar nuestro desarrollo como incipientes «yoes» humanos. Son «autoridades amadas» muy necesarias en el devenir de nuestra educación y decisivas en mantener la alquimia de un sentimiento tan poderoso como la Confianza. Por supuesto, también sufrimos decepciones cuando somos niños, pero aún contamos con esas tijeras mágicas para recortarlas a nuestro antojo y convertirlas en incipientes ilusiones que todavía están por llegar.

A lo largo de la adolescencia y parte de la juventud, algunas de nuestras «autoridades amadas» se convierten en «héroes con pies de barro» por efecto de esa natural oposición evolutiva hacia el mundo. E igual que en la parábola del profeta bíblico Daniel, lo que antes aparecía resplandeciente y grande ante nuestros inocentes ojos infantiles, ahora se desploma con un soplo. Los padres o los profesores son nuestros mayores contrincantes de esgrima y los principales motivos de revolución hacia todo lo que suene a «familia» y «costumbres establecidas». Necesitamos levantar otros «ángeles» a los que adorar, crear otros ídolos que conquisten una parte de nuestro entusiasmo. Héroes o heroínas que nos devuelvan la recién dañada confianza y que nos conduzcan de nuevo a sentir la seguridad que proporcionan la esperanza y el coraje de vivir. El cantante o la cantante de un afamado grupo musical, el/la protagonista de una novela o película, por ejemplo, nos mantendrán a flote una buena temporada ayudándonos a confrontar un mundo que cada día se vuelve más confuso y delusorio y a perfilar un ego que se densifica a ojos vistas.

Solo algo más tarde, a medida que vamos conquistando el quid pro quo tan asentado en las relaciones adultas, nuestros jardines son asaltados por diversas malas hierbas. Entre ellas, la más abundante: destitutione officinalis, más comúnmente conocida como: doña Decepción, que crece y crece sin apenas tregua que la frene. De forma básica se alimenta de cinismo, traición y sobre todo de miedo, mucho miedo. Miedo al rechazo, al abandono y al desprecio social. Pero fundamentalmente es el miedo a sufrir de nuevo el dolor del mandoble de alguien a quien amamos o en quien confiamos, el que nos convierte en criaturas desconfiadas y recelosas con la vida.

En realidad es nuestro ego, el prístino miedo a perder nuestra identidad, a «no ser nadie», a morir, el que sustenta la falsa creencia o prejuicio de que la desconfianza nos protege del daño que otros puedan infligirnos o del peligro de situaciones desconocidas.

El miedo es la emoción básica responsable de enterrar ese coraje y voluntad de fluir con los que arribamos al mundo y con los aprendemos a sembrar una flor tan necesaria como la Confianza.

Recuerdo el caso de un joven de unos treinta y tres años. Llegó a consulta con síntomas evidentes de una profunda depresión. Su pareja, después de intentar vivir juntos en dos ocasiones, le había dejado por segunda vez y él ya no tenía ganas de seguir «jugando a la vida». «Tocado y hundido… jaque, mate», me dijo con lágrimas en los ojos, «no sé cómo va a ayudarme usted…». La confianza de L. se había dañado gravemente y no iba a resultar una tarea sencilla restaurarla para que cogiera las riendas de su vida de nuevo. Lo primero y más importante era que confiara en mi, lo demás llegaría poco a poco. Su buena disposición, motivada muy probablemente por la gran desesperanza que sentía y el miedo a hundirse para siempre, fue fundamental en todo el proceso. Durante los primeros meses apoyamos la terapia con Flores de Bach y L. comenzó a dejar su gran herida al descubierto para desinfectarla y sanarla. Un trabajo ordenado: un día concreto a la semana, a la misma hora y con idénticos protocolos y rutinas en cada sesión, le dieron a L. buenos motivos para empezar a avivar algún rescoldo de su extinguida confianza. Necesitó casi un año y medio de trabajo terapéutico, pero consiguió recuperar de nuevo la alegría de vivir y las ilusiones por las pequeñas cosas de su vida, que ahora amaba más que nunca. Su mayor recompensa (y mi gran satisfacción) fue, dos años después, encontrarme a L. en la calle: se había enamorado otra vez, estaba casado y tenía una bebita preciosa. Nunca podré olvidar el abrazo que me regaló cuando nos despedimos: «lo lograste tú solo, L.; yo solo te di la mano para levantarte de tu caída. No lo olvides nunca: fueron tu tenacidad y disciplina las que conquistaron lo que necesitabas para sanar tus “heridas de guerra”. Contigo yo también aprendí y crecí…», le dije con una sonrisa.

Autor de esta entrada: © Mar Cano. Psicóloga de “Tu Espacio para Sanar-Psicología Alternativa”, Logopeda y Escritora.
Safe Creative #1402280252039
Imagen: gentileza de “Google Imágenes”, desconocemos su autor.
¿Te ha resultado útil este artículo? El Blog de Tu Espacio para Sanar acepta donaciones, cualquier aporte es bienvenido. ¡Muchas gracias!


Send to Kindle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code